Publirreportajes

MatMap: Construcción sostenible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es una plataforma de compraventa de materiales de construcción de segunda mano, que fundó la  joven arquitecta María Martínez, originaria de España. Tras trabajar en un estudio de arquitectura en Holanda aprendió, que reciclar estos residuos era una vía de negocio sostenible y económicamente viable. “Desde que tengo memoria me he sentido ligada a la naturaleza y siento un gran respeto por ella. Me encanta trabajar con las manos y en soluciones creativas. De pequeña jugaba a transformar todo lo que sobraba por mi casa (cajas, papeles de colores, etc.) en pequeños escenarios donde jugar” Cuando acabó la carrera, en su mente resultaba complicado combinar el respeto por la naturaleza con el mundo de la arquitectura tal y como funcionan nuestros procesos constructivos; fue entonces cuando en su búsqueda sobre cómo casar arquitectura, sostenibilidad y creatividad la llevó a Holanda y aprendió qué es la economía circular, cómo construir con materiales sobrantes, de demolición o desecho y descubrió que la clave residía en la creatividad de las soluciones. La plataforma se basa en el anuncio de compraventa de materiales de construcción (desde piedra hasta madera, paneles, placas y hasta hormigón) recuperados en demoliciones, de segunda mano y también de partidas sobrantes en obra o liquidaciones de stock de fabricantes, y de los que ­MatMap asume el 15% de comisión en cada transacción. Cada material aparece con una ficha donde se especifica el precio, cantidad disponible y ubicación. Una de sus ventajas es el precio de salida. Los materiales recuperados o de derribo (tejas, puertas de madera, mosaicos hidráulicos…), que suelen ser piezas únicas, se venden al precio más bajo posible. Las sobreproducciones, que representan al año miles de toneladas y que suelen terminar trituradas, en un gestor de residuos o en países lejanos donde llegan a un precio más que simbólico, suelen venderse entre un 25% y un 40% más baratos. Recientemente han añadido una línea de ecológicos, como el amianto con paja de arroz o el plástico reciclado, “que entran de lleno en la filosofía de la empresa y cada vez son más demandados”, señala la emprendedora. Tienen cuatro empleados y su mercado está centrado en Valencia y Murcia. Su proyecto es crecer durante este año en la zona centro y en Cataluña.

Fuente: El país/ ARQCoaching